Misión Permanente de la República Argentina en Naciones Unidas

 

Desarme y la seguridad internacional

67° ASAMBLEA GENERAL
Primera Comisión (Desarme y Seguridad Internacional)

Debate general sobre todos los temas del programa relativos al (temas 86 a 102)

Intervención del Ministro Mateo ESTRÉMÉ
Encargado de Negocios a.i. de la República Argentina ante las Naciones Unidas

En primer lugar, quisiera felicitarlo por su elección para la Presidencia de la Primera Comisión y brindarle las seguridades de la plena colaboración de mi delegación para que nuestros trabajos concluyan exitosamente.

Mi delegación suscribe plenamente la intervención de la delegación de Chile en nombre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, por lo que sólo agregaré algunas consideraciones adicionales.

Señor Presidente,

La República Argentina ha otorgado tradicionalmente un tratamiento prioritario a la cuestión del desarme nuclear y ha realizado importantes esfuerzos en la materia, como reflejo de un compromiso claro y sostenido con el desarme y la no proliferación nuclear. Al mismo tiempo, la Argentina mantiene un vigoroso programa nuclear con fines exclusivamente pacíficos, por lo que desarrolla, consume y exporta energía nuclear, en el marco del más estricto respeto a las normas consagradas en el Tratado de No Proliferación de las Armas Nucleares.

La Argentina lleva más de 60 años desarrollando esa actividad nuclear pacífica de acuerdo con los más altos estándares de seguridad. Habiendo sido el primer país latinoamericano en operar una central de energía nuclear, la Argentina ya inauguró su tercera central de este tipo.

La Argentina celebra y comparte el énfasis en el tratamiento seguro y responsable de los equipos y materiales nucleares, por lo que destaca la realización de la Cumbre de Seguridad Nuclear en Seúl en el año 2012. En ese sentido, quisiera poner de relieve que la Argentina ha completado exitosamente el proceso de reducción del uso de uranio altamente enriquecido en sus reactores de investigación, siendo además el primer país que basa la totalidad de su producción en radioisótopos en uranio de bajo enriquecimiento.

Asimismo, la Argentina atribuye un papel central a la cooperación en todas las aplicaciones pacíficas de la energía nuclear, por lo que está siempre abierta a seguir trabajando bilateralmente o en el marco del OIEA para compartir los múltiples beneficios pacíficos de este tipo de energía.

En el año 2011 se cumplieron 20 años de la firma del acuerdo entre la Argentina y Brasil sobre el uso exclusivamente pacífico de la energía nuclear, en virtud del cual se creó un sistema compartido de contabilidad y control de los materiales nucleares y se estableció una agencia binacional para implementarlo. La Agencia Brasileño- Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares (ABACC) es única en el mundo y potencia las garantías de las instalaciones nucleares de ambos países.

Con relación a la no proliferación, la Argentina entiende que los desafíos que enfrenta hoy la comunidad internacional en esa materia seguramente encontrarían respuestas más efectivas si los Estados Poseedores de Armas Nucleares demostraran su disposición a la completa eliminación de estas armas. La Argentina considera que los arsenales nucleares en posesión de dichos Estados continúan teniendo dimensiones abrumadoras y constituyen la máxima amenaza a la seguridad colectiva y a la proliferación de armas nucleares.

Al respecto, la Argentina desea reiterar la exhortación a los Estados que no han firmado o ratificado aún el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares, en particular aquellos incluidos en el Anexo 2 del Tratado, a adoptar los pasos necesarios para hacerlo, a fin de que el régimen diseñado en el CTBT comience a funcionar a la brevedad posible. En adición, mi delegación estima que la Conferencia de Desarme tiene pendiente una tarea de negociación urgente tanto de un Tratado para prohibir la producción de material fisionable para armas nucleares u otros dispositivos nucleares como de un instrumento sobre garantías de seguridad negativas.

En ese contexto, la Argentina reitera su apoyo a toda medida que promueva la completa eliminación de las armas nucleares bajo los principios de transparencia, irreversibilidad y verificación de las medidas de desarme nuclear. Como Estado Parte de la primera zona libre de armas nucleares establecida en una región geográfica densamente poblada, reitera su llamado a los Estados que formularon declaraciones interpretativas a los Protocolos Adicionales al Tratado de Tlatelolco a que las retiren, de conformidad con el propósito del tratado.

Señor Presidente,

En el año 1978, la Primera Sesión Especial de la Asamblea General dedicada al Desarme plasmó una estrategia consensuada de desarme integral y ratificó el papel central y la responsabilidad primaria de las Naciones Unidas en el campo del desarme.

Hace varios años que se ha iniciado un proceso de reflexión sobre las causas del estancamiento en el que se encuentra tanto la Conferencia de Desarme como el resto de los mecanismos de desarme de las Naciones Unidas, así como sobre las posibles soluciones para superarlo. De ese ejercicio de análisis, resulta evidente que los problemas de la Conferencia de Desarme para poder reanudar su trabajo sustantivo se encuentran, principalmente, fuera de ese foro, y que si bien es posible mejorar los métodos de trabajo de la Conferencia, se necesita renovada voluntad política para que se produzcan avances concretos. Por tal motivo, la Argentina entiende que todavía es posible revitalizar los órganos dedicados al desarme y que no es indispensable, en esta instancia, llevar a cabo procesos de negociación fuera de la Conferencia de Desarme.

En ese marco, la Argentina da la bienvenida a la adopción de un programa de trabajo para el ciclo de tres años de la Comisión de Desarme y la inclusión de dos temas de sustancia. Permítame, en este punto, agradecer los esfuerzos del Presidente de la Comisión, Embajador Enrique Román-Morey, para alcanzar dicho resultado. Al respecto, la Argentina entiende que es preciso que los Estados demuestren la voluntad política necesaria para que la Comisión realice su trabajo de manera eficiente y adopte recomendaciones sobre los dos temas del programa.

Señor Presidente,

En el ámbito de las armas convencionales, la Argentina da la bienvenida a los resultados positivos alcanzados en la Segunda Conferencia de Examen del Programa de Acción de las Naciones Unidas para prevenir, combatir y erradircar el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos. En ese sentido, quisiera destacar la importancia de la inclusión de una perspectiva de género y edad en la implementación del Programa de Acción. La adopción de un calendario de reuniones para el ciclo 2012-2018 permitirá la clara diferenciación del mandato de los distintos tipos de reuniones y la selección de temas concretos para su mayor eficacia.

Al mismo tiempo, mi delegación lamenta que no se haya podido llegar a un acuerdo respecto de la inclusión de cuestiones que permitirían considerar el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras verdaderamente “en todos sus aspectos”, como es el caso de las municiones y los explosivos, que son de gran importancia para nuestra región.

Señor Presidente,

Desde hace más de una década se reconoce internacionalmente la necesidad de contar con normas multilateralmente negociadas que introduzcan previsibilidad a las transferencias de armas convencionales y se realicen conforme a los principios del derecho internacional. Esta necesidad deriva de una variedad de razones, entre las que se destacan el uso indebido de las armas frente a las normas del derecho internacional humanitario y de derechos humanos, y los riesgos de su desvío hacia terroristas o grupos criminales.

Por ello, la Argentina entiende que es necesario contar con un instrumento internacional que establezca normas comunes que permitan identificar cuáles son los factores y las circunstancias que los Estados deberán tener en cuenta a la hora de evaluar las autorizaciones de transferencias de armas convencionales, con el objetivo de evitar su desvío hacia actores o usos no autorizados por el derecho internacional. Al respecto, la Argentina entiende que es importante concluir el trabajo de la Conferencia de las Naciones Unidas relativa al Tratado sobre el Comercio de Armas y adoptar un Tratado en el marco de las Naciones Unidas. Junto con los demás coautores, la Argentina presentará el proyecto de resolución realtivo al Tratado sobre el Comercio de Armas y trabajará por un ejercicio multilateral, abierto y transparente, que permita concluirlo. En ese sentido, mi delegación entiende que un Tratado sobre el Comercio de Armas robusto y efectivo complementaría las disposiciones del Programa de Acción relativas al control de las transferencias internacionales.

Señor Presidente,

Como lo ha hecho tradicionalmente, en este período de sesiones, la Argentina presentará el proyecto de resolución sobre “Información sobre medidas de fomento de la confianza en la esfera de las armas convencionales”, cuyo objetivo principal es promover la adopción de medidas de fomento de la confianza en el campo de las armas convencionales, alentar el diálogo sobre las mismas y fortalecer el conocimiento acerca de las medidas existentes en diferentes ámbitos mediante la provisión voluntaria de información.

En el año 2011, por primera vez el Secretario General presentó un Informe sobre el tema, en el cual presenta un análisis estadístico de la información recibida de los Estados Miembros entre los años 2005 y 2011. En ese sentido, examina la información sobre las medidas de fomento de la confianza proporcionada en los informes nacionales e identifica las tendencias posibles en su aplicación.

Entre las conclusiones y recomendaciones, el Informe pone de relieve que la información facilitada por los Estados indica que las medidas de fomento de la confianza pueden contribuir de manera significativa a fortalecer la paz, la seguridad y la estabilidad internacionales. Al respecto, destaca que algunos Estados indicaron que consideraban apropiado que las Naciones Unidas actuasen como depositarias de dichas medidas.

Asimismo, reconoce que la mayoría de las medidas de fomento de la confianza a las que hacen referencia los Estados Miembros en sus informes son el resultado de acuerdos en contextos regionales, subregionales o bilaterales. En ese sentido, señala que la gran variedad de dichas medidas pone de manifiesto la importancia de que se adapten a las preocupaciones de seguridad específicas de los Estados de una región o subregión.

Mi delegación espera que este nuevo proyecto de resolución sobre la cuestión pueda ser adoptado sin votación, como ha sucedido en períodos de sesiones anteriores.

Señor Presidente,

Para concluir, permítame asegurarle que puede usted contar con la plena colaboración de mi delegación en la promoción de un diálogo abierto que permita forjar los entendimientos necesarios para que esta sesión de la Primera Comisión alcance sus frutos.
 

Misìón Permanente Argentina ante Naciones Unidas

 


 

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular





 

 

 
 
Palacio San Martin