Misión Permanente de la República Argentina en Naciones Unidas

 

Consejo de Seguridad

 Consejo de Seguridad

Debate abierto: Los niños y los conflictos armados

 

Intervención del Ministro Mateo Éstremé,

Encargado de Negocios de la Argentina ante las Naciones Unidas

 

 

 Sr. Presidente,

Permítame en primer lugar agradecer a los Sres. Ladsous, Lake y Tolbert por sus exposiciones.

 

Quisiera también agradecer a la Sra. Zerrougui por su presentación y felicitarla por su reciente designación como Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados. Al mismo tiempo, quiero aprovechar la ocasión para expresar el reconocimiento de mi país a la incansable labor desempeñada por su antecesora, la Sra. Radhika Coomaraswamy, en el cumplimiento de su mandato.

Asimismo, y antes de abordar la cuestión que nos convoca, no quiero dejar pasar esta oportunidad para extender también un reconocimiento a usted Sr. Presidente y a su Delegación por la especial atención dedicada a esta cuestión, puesta de manifiesto no sólo en la organización de este debate sino también en el decidido impulso para la adopción de la resolución 1998 (2011) durante la anterior presidencia alemana y la resolución 2068 (2012) en el día de hoy, y en el compromiso con el que su país ha venido conduciendo las labores del Grupo de Trabajo desde el año pasado.

Sr. Presidente,

Es indudable que las Naciones Unidas en general y el Consejo de Seguridad en particular, han realizado notables progresos a lo largo de estos últimos 10 años en materia de protección de los niños en conflictos armados.

La arquitectura diseñada en la resolución 1612 (2005) que dio lugar al establecimiento del mecanismo de vigilancia y presentación de informes y a la creación del Grupo de Trabajo e impulsó la celebración de planes de acción mediante los cuales las partes se comprometen a cesar en sus prácticas criminales, ha arrojado resultados concretos que se reflejan fundamentalmente en el número de niños liberados y reintegrados y en la eliminación de las listas de partes en conflictos previamente incluidas en ellas.

Sin embargo, como en anteriores oportunidades en el abordaje de esta cuestión, el Consejo enfrenta nuevos desafíos y debe tomar importantes decisiones para continuar mejorando el sistema de protección vigente.

En ese sentido, saludamos la iniciativa de convocar un debate centrado en la cuestión de la rendición de cuentas con foco en los autores persistentes. Esta cuestión confronta al Consejo con la necesidad de dar respuesta al reto que supone la existencia de actores que, a pesar de los reiterados llamados y advertencias de la comunidad internacional, siguen cometiendo las mismas violaciones graves contra niños, cuestionando así la eficacia del sistema y, en última instancia, la propia autoridad del órgano que en varias oportunidades hizo expresa su disposición de adoptar medidas selectivas y graduales contra quienes persistan en perpetrar esos actos.

Sr. Presidente,

En respuesta a esa preocupación, tanto el último informe del Secretario General sobre la cuestión (documento S/2012/261) como el informe elaborado por el Embajador Jean-Marc de La Sablière a solicitud de la Representante Especial del Secretario General, ofrecen interesantes recomendaciones para abordar esta cuestión.

Creemos que todas ellas tienen que discutirse con profundidad sin descartar ninguna de antemano, teniendo como objetivo la necesidad de poner en práctica las alternativas más adecuadas para convencer y presionar a las partes en los conflictos que se resisten reiteradamente a hacerlo, a que se avengan a dialogar, negocien e implementen planes de acción y, en definitiva, cambien radicalmente sus conductas.
Es imposible en este breve lapso referirse a todas las recomendaciones formuladas en estos documentos. Por lo pronto, entendemos que hay una serie de sugerencias cuya implementación puede comenzar en el corto plazo y que tienen la potencialidad de arrojar resultados tangibles, a saber:

-    La celebración de reuniones de consultas específicas del Consejo dedicadas a los autores persistentes;

-    La aplicación de los criterios de designación sobre violaciones graves de los derechos del niño en todos los regímenes de sanciones relevantes que ya existen, tal como ocurre actualmente con los casos de los regímenes relativos a Somalia, Cote d` Ivoire, República Democrática del Congo y Sudán, sin dejar de lado la discusión, más difícil, sobre como imponer sanciones en los casos en que no existan tales regímenes;

-    Aprovechando el momento creado por la sentencia de la Corte Penal Internacional en el caso Lubanga y el valioso aporte doctrinario que significa esta sentencia, el Consejo podría explorar diversas formas de colaboración con la Corte a fin de presionar a individuos y entidades, en estricto respeto de su independencia judicial y en el marco de las competencias legales de ambas entidades.

Sr. Presidente,

Como dijimos anteriormente, la gravedad y complejidad de la cuestión determinan que todas las opciones para perfeccionar el sistema merezcan un análisis profundo.

Como miembro de este Consejo, la Argentina participó activamente en las negociaciones que condujeron en 2005 a la adopción de la resolución 1612 (2005) convencida de la necesidad de implementar medidas concretas para proteger a los niños afectados por los conflictos armados, y teniendo a la promoción y protección de los derechos humanos como uno de los pilares de su política exterior.

Con las mismas convicciones y con los mismos principios participaremos en las discusiones de las que nos toque ser parte en el futuro.

Muchas gracias

Misiòn Permenete Argentina ante las Naciones Unidas

 


 

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular





 

 

 
 
Palacio San Martin