Misión Permanente de la República Argentina en Naciones Unidas

 

PNUD/FONUAP/UNOPS

Segunda Sesión Anual Regular de la Junta Ejecutiva Conjunta del PNUD/FONUAP/UNOPS.

Intervención del Ministro Mateo Estrémé

Muchas gracias, Señor Presidente.

Quisiera referirme al ítem 2 de la agenda adoptada, el Informe Anual de la Administradora del PNUD.

Agradezco la detallada información provista por la Señora Hellen Clark, en un informe que ofrece una sinopsis adecuada de los resultados y las contribuciones del PNUD en relación con sus esferas de interés y la necesaria actualización de la agenda del sistema de Naciones Unidas para asistir al desarrollo económico social.

Coincidimos con el enfoque de la Señora Administradora del PNUD sobre la relevancia del Proceso Amplio de Revisión Cuatrienal (QCPR, por sus siglas en inglés) y su vinculación con el Plan Estratégico, la definición de un Presupuesto Integrado y la necesidad de redefinir los parámetros de los Acuerdos de Programación, procesos y mecanismos institucionales bajo examen de esta Junta Ejecutiva.

Nuestra delegación asigna suma importancia a este proceso, cuyo objetivo principal es el de evaluar la eficacia y la eficiencia del apoyo del sistema de desarrollo de las Naciones Unidas a los esfuerzos nacionales de los países en desarrollo. La Argentina trabajará dentro del Grupo de los 77 más China para aportar el enfoque de los principales interesados en ese proceso, esto es, los países en desarrollo.

Sostenemos que el nuevo panorama de desarrollo requiere que las agencias vinculadas al sistema multilateral trabajen estratégicamente y de manera coordinada, con el fin de ayudar a los países del programa a identificar nuevas oportunidades, en claro alineamiento con las agendas nacionales de desarrollo.

Las necesidades de desarrollo están en rápida evolución, en algunos casos desafiando la capacidad del sistema multilateral de brindar respuesta con la agilidad institucional necesaria para responder a situaciones simultáneas y demandas diversas en distintas realidades, ajustando su despliegue en el terreno a las necesidades particulares de casa nivel de desarrollo, respetando de modo inequívoco el principio de universalidad.

Esta evolución debe ser capturada por los así denominados Objetivos de Desarrollo Sustentable o cualquier otra agenda de asistencial desarrollo que establezca objetivos internacionalmente aceptados, cuyo principal objetivo debe ser la erradicación de la pobreza en toda sus formas, en todas las regiones del mundo, enfocando la energía del sistema multilateral donde quiera que estén las poblaciones vulnerables, para trabajar de modo coordinado con las autoridades locales.

Naturalmente, ese desafío también tiene implicancias en materia de recursos financieros, ya que las actividades operacionales para el desarrollo de NU se centran en iniciativas que tienen un impacto catalítico y efectos multiplicadores en las acciones para el desarrollo.

Para que el PNUD pueda mantener su presencia física, estratégica y programática global, con una oferta corporativa ecléctica y un variado portafolio de proyectos, resulta esencial defender la noción de masa crítica de recursos básicos, un concepto que fuera definido oportunamente por la resolución 64/289 (sobre la coherencia en todo el sistema).

Esta noción refiere al nivel de recursos adecuados para responder a las diversas necesidades, a fin de producir los resultados esperados en los planes estratégicos y bajo los parámetros establecidos en los Acuerdo Marco de Asistencia de Naciones Unidas para el Desarrollo (MANUD).

Esta dimensión es de crítica importancia en un contexto en el que se verifica una creciente disminución relativa de los recursos del presupuesto central, responsable de financiar las funciones esenciales del sistema de las Naciones Unidas, en comparación con el crecimiento exponencial de la financiación extra-presupuestaria.

Debe notarse, en particular, el creciente compromiso de varios países de América Latina y el Caribe, entre los que destaco a la Argentina, en aportar recursos propios para financiar actividades desplegadas por el PNUD, ratificando su compromiso con la respuesta multilateral de la comunidad internacional para abocarse a las cuestiones pendientes en la agenda del desarrollo. Este compromiso debe ser honrado al diseñar el sistema de recuperación de costos, de modo que la tasa obtenida sea destinada íntegramente a los programas locales.

Este compromiso nacional y regional se verifica asimismo en la posición adoptada por América Latina y el Caribe en las negociaciones sobre Arreglos de Programación. En esa cuestión en particular, mi delegación se alinea con la intervención que posteriormente brindará la Misión Permanente de Chile en nombre de CELAC.

Sin embargo, nos permitimos destacar la generosidad regional al respetar el actual criterio de asignación de recursos, que alcanza el 90 % para los Países de Bajos Ingresos y consagra un 60 % de base mínima a los Países Menos Desarrollados, considerando que América Latina y el Caribe está formada mayoritariamente por Países de Renta Media, que tienen todavía una dilatada agenda de desarrollo pendiente.

Es con ese espíritu de generosidad y pragmatismo que hemos venidos desplegando nuestro trabajo en los últimos años, de modo de alcanzar una solución abarcadora a esta negociación que fortalezca al PNUD y combine positivamente los principios de predictabilidad, progresividad y universalidad en la asignación de recursos.

Muchas gracias, Señor Presidente.
 

Misión Permanente Argentina ante las Naciones Unidas

 


 

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular





 

 

 
 
Palacio San Martin