Misión Permanente de la República Argentina en Naciones Unidas

 

10° Aniversario de Durban

Septiembre 22, 2011: Reunión de alto nivel para conmemorar el 10° Aniversario de Durban, Intervención de S. E. D. Alberto D' Alotto Secretario de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto

Señor Presidente,
Quisiera en primer lugar agradecer a los distinguidos panelistas que lo acompañan por sus valiosas y completas contribuciones.
La República Argentina se complace en participar de esta Reunión Plenaria de Alto Nivel que nos brinda una oportunidad única para reafirmar los postulados expresados en la Conferencia Mundial contra el Racismo celebrada en Durban en septiembre de 2001.
Aprovechemos esta ocasión para ratificar los compromisos asumidos, reflexionar sobre los desafíos todavía vigentes y proponer medidas adecuadas para combatirlos, fortaleciendo las acciones en todos los niveles a partir de la búsqueda de respuestas coordinadas fundadas en la cooperación y el diálogo entre todos los actores, incluida la imprescindible contribución de la sociedad civil.
Esta reunión es un nuevo paso hacia adelante en el proceso dinámico de la lucha contra el racismo y la discriminación, y para la implementación real y efectiva de este importante instrumento que ofrece un enfoque integral y global para la lucha contra el racismo y la discriminación. Debemos continuar avanzando y fortaleciendo las acciones de implementación con la mirada puesta en el futuro. No permitamos que actores aislados politicen el tema pretendiendo estigmatizar países o regiones y terminen empañando el esfuerzo de una vasta mayoría que busca poner fin a estas prácticas intolerables
Señor Presidente,
Hemos recorrido un largo camino desde Durban. El mundo en estos diez años ha cambiado, pero no así nuestro propósito de continuar trabajando para lograr que se respeten los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos y todas, sin distinción de ningún tipo.
En este sentido, celebramos que la comunidad internacional en su conjunto recuerde la Conferencia de Durban que nos ha dotado de herramientas y de recomendaciones adecuadas para prevenir, combatir y erradicar el racismo, la discriminación, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia, reconozca los desafíos aún pendientes y renueve su compromiso para llevar efectivamente a la realidad las aspiraciones que animaron la adopción de la Declaración y Plan de Acción.
Se han producido avances, se han suscripto nuevos instrumentos internacionales dirigidos a la protección de los derechos de grupos específicos, se han constituido y fortalecido mecanismos de seguimiento, pero eso no es suficiente. Debe ser nuestra obligación compartida que esta cuestión se encuentre de manera permanente en la agenda internacional de los derechos humanos.
Señor Presidente,
Nuestro país ha venido desarrollado una serie de acciones internas tendientes a implementar los compromisos asumidos en el plano internacional. En particular, podemos resaltar la elaboración del Plan Nacional contra la Discriminación, consecuencia directa de la Conferencia de Durban del 2001. Este plan, uno de los más completos y exhaustivos que existen en la materia, fue elaborado a través de un diálogo abierto con grupos que son objeto de discriminación, organizaciones de la sociedad civil y distintas agencias del Estado. El Plan propone medidas concretas para combatir la discriminación, la xenofobia y otras formas de intolerancia, e incluye acciones específicas de protección de los sectores vulnerables promoviendo los principios de igualdad y equidad dentro de la sociedad argentina.
Entre las medidas concretas más significativas, podemos mencionar la ley 26.618 de julio de 2010 que modifica el Código Civil para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo. La ley que autoriza el matrimonio igualitario convierte a nuestro país en el primero de América Latina y el décimo en el mundo que admite que se celebren bodas entre personas del mismo sexo en todo su territorio. Asimismo, en noviembre de ese mismo año se sancionó la ley 26657 de Salud Mental que tiene por objeto asegurar el derecho a la protección de la salud mental de todas las personas y el pleno goce de los derechos humanos de aquellas con padecimiento mental que se encuentran en el territorio nacional, tal como le son reconocidos en los instrumentos internacionales de derechos humanos, que gozan de jerarquía constitucional.
Sr. Presidente,
Esta reunión de Alto Nivel ha sido oportuna y necesaria, y ha permitido que la comunidad internacional expresara claramente su compromiso para la implementación de los instrumentos de Durban. Confiamos que la adopción sin votación de esta Declaración Política de la Asamblea General inaugure una etapa de renovado apoyo político y financiero para hacer efectivas acciones concretas en el terreno.
El Estado Argentino es consciente de sus deberes y responsabilidades y está avanzando constantemente en la plena implementación de políticas para alcanzar las metas fijadas en la Declaración y el Programa de Acción de Durban. Somos concientes de los logros, pero también de los desafíos todavía vigentes para alcanzar una Argentina sin discriminación.
Recordando que la Declaración Universal de los Derechos Humanos, proclama que “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, y dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”, la Argentina hace votos para que esta Reunión contribuya a que estas palabras sean una realidad, reafirmando nuestro compromiso el combate del racismo, la discriminación, la xenofobia y otras formas conexas de intolerancia.
Muchas gracias.

 Misión Permanente Argentina ante Las Naciones Unidas

 


 

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular





 

 

 
 
Palacio San Martin