Misión Permanente de la República Argentina en Naciones Unidas

 

VISITA DEL SECRETARIO GENERAL AL GRUPO DE LOS 77 MAS CHINA

 INTERVENCION DEL SR CANCILLER DE ARGENTINA HECTOR TIMERMAN EN OCASIÓN DE LA VISITA DEL SECRETARIO GENERAL DE LA ONU AL GRUPO DE LOS 77 MAS CHINA

4 de Marzo de 2011


- Agradecemos al Sr. Secretario General Ban Ki Moon haber aceptado nuestra propuesta de reunirse con el Grupo de los 77 mas China, lo cual constituye un gesto histórico de escasos precedentes. Valoramos altamente que se preste a un diálogo interactivo en este Foro sobre aspectos económicos y financieros a nivel goblal en momentos en que, ya sea por la crisis económica mundial o por acontecimientos recientes de gran repercusión internacional, el diálogo entre los distintos actores prueba ser particularmente necesario.

- La Argentina, en su calidad de Presidente del G-77 durante el año 2011, asumió con profunda convicción la responsabilidad que se le confiara de continuar con los esfuerzos para la coordinación y el trabajo conjunto de los países en desarrollo, en busca de fijar posiciones frente a los desafíos planteados por la agenda multilateral. En particular, en lo que hace a los temas vinculados con la arquitectura financiera internacional mediante la promoción de políticas integrales que incluyan la dimensión humana, el trabajo decente, la salud y el desarrollo de la población.

- Nuevamente la comunidad internacional debe proseguir durante el año 2011 sus esfuerzos para avanzar en soluciones ante los desafíos que se presentan en materia de medio ambiente. El Grupo de los 77 continuará insistiendo en el principio básico de las responsabilidades comunes pero diferenciadas a fin de buscar, entre otras cuestiones, mejorar las transferencias de tecnología y de recursos hacia los países en vías de desarrollo para desempeñar un papel destacado en la protección del medio ambiente.

- Consideramos clave, por otra parte, que los países en desarrollo reforcemos nuestras propias capacidades promoviendo la cooperación Sur-Sur, cuya filosofía pone de relevancia el rol del receptor de la cooperación, reconociendo capacidad asociativa para alcanzar objetivos de beneficio mutuo.

- Conservamos esperanza en que a pesar de la crisis económico financiera desatada hace un par de años la comunidad internacional redoble en su conjunto los esfuerzos a fin de avanzar hacia el logro de los objetivos del milenio asegurando una efectiva acción internacional que vaya cerrando la brecha entre las economías más poderosas y aquellas en desarrollo.

- Este año deberemos abordar en el marco de la 66 Asamblea General el presupuesto 2012-2013. El Grupo de los 77 mas China abogará como siempre para que los recursos de la Organización destinados al desarrollo económico y social tengan un adecuado tratamiento. Esta tarea de la Organización puede no recibir una atención prioritaria en los medios de prensa pero es una de las funciones más trascendentes y de la labor de las Naciones Unidas y en la que encuentra algunos de los resultados más positivos y de mayor relevancia en la vida cotidiana de millones de personas.

- Particular atención debemos prestar a dar un adecuado apoyo a la capacidad de las Naciones Unidas para asumir un rol activo y eficaz en la coordinación de esfuerzos internacionales de cooperación y/o asistencia internacional.

- Es oportuno recordar que la crisis económica internacional, la cual aún no ha concluído y que afectó especialmente a los países en vías de desarrollo, nos obligó a los países en desarrollo a esforzarnos por encontrar las mejores acciones para manejar su impacto sobre las poblaciones mas desprotegidas y simultáneamente sostener nuestro camino al desarrollo sustentable.

- Argentina considera que la única salida real a la actual crisis es atender estos desafíos desde una perspectiva de inclusión social, con especial atención en la educación, la salud, la justicia social y el trabajo decente.

- Observamos que la inestabilidad suscitada en ciertos episodios internacionales recientes reconoce muchos de estos elementos en sus orígenes. Las respuestas a estos fenómenos deben ser encaradas reconociendo que existe un interés compartido. Entendemos que los países desarrollados tienen en esta tarea una responsabilidad especial, no sólo por ser el origen de la reciente crisis económica y financiera o por un sentido de solidaridad que debe acompañar su calidad de economías poderosas, sino también porque tienen en ello un interés directo. En un mundo globalizado las consecuencias de las crisis no los dejan indemnes. Ni en términos de seguridad, ni en términos económicos, ni en término de presiones migratorias, y tantos otros.

- En ese sentido es importante que el Grupo haga conocer su posición y sea escuchada su voz, en pos de lograr medidas oportunas y eficaces para la equidad global, cualquiera que sea el foro en el que se estén tratando. Algunos ejemplos claves:

- La contribución de Naciones Unidas en el debate sobre reforma del sistema monetario y financiero internacional es indispensable para obtener resultados satisfactorios para nuestros países. Las conclusiones del informe de 2009 de la Comisión de Expertos que asesoró al Presidente de la Asamblea General sobre este tema siguen siendo valiosas y debemos incluso ampliar y enriquecer las contenidas en el capítulo referido a la reforma del sistema global de reservas, con nuevos aportes que puedan darse en este ámbito. El G77 más China ha sido un fuerte promotor de la expansión del sistema de Derechos Especiales de Giro (DEG) en el pasado y es oportuno renovar ese apoyo ahora que se discute seriamente la conveniencia y el modo de expandir el papel del DEG en el sistema monetario internacional.

- El G77 más China seguirá promoviendo reformas sustantivas en la gobernanza de las Instituciones Financieras Internacionales. Los paquetes de reforma de 2008 y 2010 acordados en el FMI representan sólo progresos modestos (el poder de voto de los países en desarrollo, como grupo, pasaría de 42,1% a 44,7% una vez que se implemente la reforma acordada en Noviembre de 2010). Además, el modelo de negocios en las instituciones de Bretton Woods ha cambiado poco tras la crisis de 2008-2009, ha demostrado fallas graves para prevenir problemas de magnitud sin precedentes y sigue manteniendo criterios, como en materia de condicionalidades, que son inaceptables para los países en desarrollo.

- Los altos precios de materias primas que vemos hoy significan mejores términos de intercambio para los países en desarrollo que son, en general, exportadores de materias primas y particularmente en el caso de regiones históricamente postergadas como Africa Subsahariana. Por esta razón, la estructura de precios relativos en el nuevo escenario internacional genera oportunidades que es necesario aprovechar para impulsar nuestro desarrollo. Sin embargo, debemos dar una altísima prioridad a la problemática de un grupo importante de países vulnerables que son importadores netos de alimentos y que enfrentan problemas graves para afrontar el mayor costo de las importaciones.

- Sabemos que la política de subisidios masivos a la producción agrícola y el proteccionismo en agricultura por parte de las principales economías del mundo tiene una responsabilidad importante en la desinversión en desarrollo agrícola y rural observada en los países en desarrollo en los últimos cuarenta años.

- Por todo ello es fundamental la cooperación internacional para promover redes financieras para garantizar la seguridad alimentaria, de rápido desembolso, que brinden la asistencia requerida en tiempo y forma a los países que padecen esta problemática. Confiamos que la IV Cumbre de Países Menos Adelantados (PMAs) que tendrá lugar en Estambul, Turquía, permitirá encontrar respuestas apropiadas.

- La especulación financiera y la falta de transparencia en los mercados financieros se asocia, con justicia, a la volatilidad observada en los mercados de activos y también en el caso de los mercados de materias primas. Cabe subrayar que la especulación inescrupulosa de “fondos buitres” buscando ganancias financieras exorbitantes a expensas de los países más vulnerables ha generado inconvenientes para reestructurar las deudas de los países en desarrollo. Es oportuno modificar las reglas de las restructuraciones de deuda soberana para corregir esta anomalía.

- Antes de darle la palabra, agradezco nuevamente al Sr. Secretario General el haberse sumado a este diálogo. Lo escucharemos atentamente y posteriormente abriremos una etapa de diálogo que esperamos sea lo más dinámico y orientado a aspectos prácticos posible.

Misión Permanente Argentina ante las Naciones Unidas

 


 

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular





 

 

 
 
Palacio San Martin