Representación Permanente ante las Naciones Unidas

Relaciones Comerciales

Discursos

La Misión Permanente

Datos de contacto

Temas en los que trabaja

Asamblea General

Intervención Argentina Diálogo Interactivo sobre Reforma del Consejo de Seguridad “Relación entre el Consejo de Seguridad y la Asamblea General” y “tamaño de un Consejo de Seguridad ampliado y Métodos de trabajo”

Intervención del Representante Permanente Alterno de la República Argentina ante las Naciones Unidas, Ministro Alejandro Verdier

6 de junio

Señores co-faciltadores:

Permítanme en primer lugar agradecer la convocatoria de esta reunión para intercambiar puntos de vista sobre los temas “relación entre el Consejo de Seguridad y la Asamblea General” y “tamaño de un Consejo ampliado y métodos de trabajo”, y señalar que mi Delegación se asocia con la intervención que formulara el distinguido Representante Permanente de Italia en nombre de “Unidos por el Consenso”.

Al mismo tiempo, quisiera poner de relieve algunas consideraciones.

Señores co-facilitadores:

En primer lugar, atento que se trata de la última reunión programada para esta sesión de negociaciones intergubernamentales, quisiera agradecer sus esfuerzos por alcanzar acuerdos y facilitar el diálogo.

Consideramos que el tratamiento de los dos temas sugeridos para esta última reunión es absolutamente pertinente. Un órgano como el Consejo de Seguridad, que actúa en nombre de toda la membresía, es una totalidad integral que tiene una base jurídica y política que requiere un enfoque comprehensivo. Las negociaciones intergubernamentales tienen por mandato, de acuerdo a la Decisión 62/557, referirse a las cinco dimensiones de la reforma.

Es por ello que esas cinco dimensiones deben ser pensadas y renovadas evitando enfocarse en alguna de ellas de manera aislada y parcial, a fin de lograr una reforma integral del Consejo de Seguridad, satisfactoria para todos los Estados Miembros.

Como ya se ha expresado en reuniones anteriores la incorporación de aspectos acordados en la 70 AGNU ha enriquecido el documento de los co-facilitadores, y estamos convencidos que fruto de la presente reunión se podrán identificar nuevas convergencias.

Son esas convergencias, como ya lo hemos mencionado en repetidas ocasiones, las que se estima deberían ser incorporadas  bajo el romano II de su documento. De la misma manera todos aquellos temas que cuentan con la oposición de varios Estados Miembros, naturalmente deberían ser reflejados en la sección romano III “Cuestiones para una consideración posterior”. De más está decir que mi Delegación sigue disconforme con la redacción actual del párrafo II. 4 y que sigue considerando que su segunda oración debería ser eliminada o bien desplazada al romano III en caso incorporen nuevos ajuste al documento.   

Señores co-facilitadores:

En relación con el tamaño de un Consejo ampliado, y como señaláramos en anteriores oportunidades, la representación geográfica está ligada al tamaño del Consejo. Sobre este particular, Argentina está a favor de un aumento en la membresía sólo en la categoría de no permanente de los miembros del Consejo de Seguridad y cuando el número de miembros total permita que dicho organismo siga siendo ejecutivo. Es por ello que consideramos que un Consejo en el orden de los 26 miembros como proponemos en Unidos por el Consenso asegura una equilibrada representación regional y garantiza su efectividad y eficiencia.

No hay dudas de las mejoras que en los últimos años se han introducido a los métodos de trabajo de este órgano. Y como no podía ser de otra manera, ello ha sido producto del esfuerzo de los miembros electos, quienes con paciencia y empeño fueron y son los artífices de estos logros.

La Argentina ha propugnado históricamente la necesidad de que los esfuerzos por la mejora en términos  de transparencia, inclusividad, apertura, democratización y eficiencia en el trabajo del Consejo de Seguridad  sean constantes. En esa línea, nos guía la convicción de que, sin  afectar la efectividad de la toma de decisiones, el Consejo puede y debe ser más transparente y democrático en su relación con la membresía ampliada.

En tal sentido en 1995, junto a Nueva Zelanda, Argentina propuso el establecimiento de las por todos hoy conocidas consultas mensuales del Consejo de Seguridad con países no miembros contribuyentes de tropas en Operaciones de Mantenimiento de la Paz.

Asimismo, cabe recordar que fue la Argentina la que, en febrero de 2000, durante su Presidencia del Consejo de Seguridad, urgió la adopción de una Nota del Presidente del Consejo por la cual los miembros recientemente electos fueran invitados a participar como observadores en las consultas informales durante el mes previo a la iniciación de su mandato como miembros electos de dicho órgano. También durante su mandato en 2005-2006 fue impulsor y apoyó diversas iniciativas encaminadas a lograr mayor transparencia y acceso de la membresía al Consejo.

En su última Presidencia del Grupo de Trabajo sobre la Documentación y Otras Cuestiones de Procedimiento, cargo que ocupó en el bienio 2013-2014, se adoptaron numerosas Notas de la Presidencia, sobre temas como el diálogo con los países  no miembros del Consejo y  otros órganos, la participación  de  los  miembros  del  Consejo  en  la  redacción  de  productos del Consejo y su responsabilidad más amplia de redacción, y la continuidad de la labor de sus órganos subsidiarios, entre otros.

 

Señores co-facilitadores:

Lo que está en juego al mejorar los métodos de trabajo del Consejo es la cultura de este órgano en materia de adopción de decisiones y la eficacia de su desempeño. Dicha tarea de revisión y actualización, en respuesta a las demandas de la comunidad internacional a favor de su democratización, mayor  inclusión,  rendición  de  cuentas  y  transparencia, continúa siendo un importante objetivo que mi país endosa.

Señores co-facilitadores:

Quisiera concluir manifestando que Argentina apoya una implementación más efectiva de las disposiciones relevantes de la Carta relativas a la relación entre la Asamblea General y el Consejo de Seguridad.

En ese contexto el Consejo de Seguridad no debe ejercer competencias que no le han sido asignadas de conformidad con la Carta, y por su parte la Asamblea General debe ejercer su autoridad cuando resulte necesario, incluida en cuestiones vinculadas a la paz y la seguridad internacionales.

Es importante, además trabajar en la consistencia entre las acciones que encaran ambos órganos y enfatizar que la relación entre la Asamblea General y el Consejo de Seguridad no es, ni debe ser competitiva, sino complementaria en beneficio de la paz y la seguridad internacionales.

Para concluir deben continuar mejorándose no solo los informes del Consejo a la Asamblea, sino que también debe encontrarse el modo en que el Consejo de Seguridad rinda cuentas por sus acciones ante toda la Membresía de las Naciones Unidas.

 

Muchas gracias.


 

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular