Representación Permanente ante las Naciones Unidas

Relaciones Comerciales

Discursos

La Misión Permanente

Datos de contacto

Temas en los que trabaja

Asamblea General

Efectos de las radiaciones atómicas (tema 52)

Intervención del Representante Permanente de la República Argentina, Embajador Martín Garía Moritán.

6 de noviembre

Señor Presidente:

Permítame felicitar al Comité Científico sobre los Efectos de las Radiaciones Atómicas y, en particular, a su presidente Hans Vanmarcke (Bélgica) y a la Secretaría del Comité. A continuación, realizaré una intervención abreviada para ajustarme al tiempo establecido. La intervención completa ha sido publicada en el sitio PAPERSMART http://papersmart.unmeetings.org/ga/fourth/73rd-session/programme/

(La interpretación completa puede encontrarse al final de este texto)

La  Argentina agradece el informe correspondiente al sexagésimo quinto período de sesiones del UNSCEAR y reitera el reconocimiento a su labor, que continuaremos apoyando como lo hemos hecho desde su creación con la participación de nuestros expertos.

Tomamos nota con satisfacción de los trabajos del UNSCEAR sobre las evaluaciones de los efectos en la salud y de la inferencia de riesgos derivados de la exposición a la radiación. Apoyamos asimismo el examen de los efectos en la salud humana de la exposición a la radiación a bajas dosis, los que podrían ser pertinentes para la inferencia del riesgo de cáncer. En el mismo sentido, la UNSCEAR debe otorgar prioridad a los trabajos relacionados con las estimaciones de cáncer de pulmón por exposición al radón, los que impactarán en los estándares de protección elaborados por las organizaciones relevantes del sistema de las Naciones Unidas, incluidas el Organismo Internacional de Energía Atómica, la Organización Mundial de la Salud y la Organización Internacional del Trabajo.

Acogemos con beneplácito el informe de la secretaría de UNSCEAR sobre los progresos realizados en la recopilación, el análisis y la difusión de datos sobre la exposición a las radiaciones de la población en general y los pacientes y los trabajadores en particular. La Argentina está colaborando activamente en la elaboración del informe a través de la provisión de datos nacionales y con la nominación de una experta en la red de contactos a nivel nacional.

Las actividades de la secretaría del UNSCEAR relacionadas con la información pública y divulgación de las estimaciones del Comité son de vital importancia. Alentamos a que esas actividades incluyan, y quizás se focalicen en el dificultoso tema de la atribución de efectos vis-á-vis la inferencia de riesgo.

Con respecto al programa de trabajo futuro, el Comité Científico debe prestar especial atención al proyecto relativo a los segundos cánceres primarios por radioterapia. Demostrando la preocupación de mi país por este tema, la Autoridad Regulatoria Nuclear Argentina ha finalizado un estudio conjunto con el OIEA [Organismo Internacional de Energía Atómica] que está disponible en el sitio web de la Agencia (https://www.iaea.org/sites/default/files/18/05/argentina-proposal.pdf).

Señor presidente:

En materia institucional, queremos enfatizar la necesidad de dar cumplimiento a lo resuelto por la Asamblea General en su resolución 72/76 en relación con la Secretaría Científica del Comité. Notamos con preocupación que el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) no ha cumplido lo solicitado por la Asamblea General y que aunque ya se han realizado dos rondas del proceso de contratación del nuevo Secretario, el proceso todavía no ha concluido. El nombramiento sin más dilaciones de un Secretario Científico con el más alto nivel de cualificaciones científicas y experiencia es decisivo para el funcionamiento de UNSCEAR  y para la ejecución de su programa de trabajo. A la luz de estas circunstancias, compartimos plenamente la solicitud de una auditoría interna y una investigación a la Oficina de Servicios de Supervisión Interna de la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York, para garantizar el nombramiento del Secretario Científico.

Recordamos que la Asamblea General ha señalado con frecuencia la profunda preocupación del Comité con respecto a la dotación de personal en la secretaría  y ha puesto de relieve la necesidad vital de contar con una financiación suficiente, segura y previsible, así como con una gestión eficiente de la labor de la secretaría del Comité Científico.

Para concluir, la Argentina reitera su posición a favor de las contribuciones en especie y los aportes de recursos financieros sin condicionalidades para que puedan utilizarse conforme las prioridades acordadas por el Comité Científico. Mi país ha participado con contribuciones en especie desde la creación del UNSCEAR y se compromete a seguir haciéndolo.

Gracias Señor Presidente.

 

Versión Completa

Señor Presidente:

Permítame felicitar al Comité Científico sobre los Efectos de las Radiaciones Atómicas y, en particular, a su presidente Hans Vanmarcke (Bélgica) y a la Secretaría del Comité.

Con respecto al informe del UNSCEAR en concreto queremos subrayar ciertos puntos específicos, tanto en temas técnicos como institucionales. A saber:

Temas técnicos

  1. Tomamos nota con satisfacción de los trabajos del UNSCEAR sobre las evaluaciones de los efectos en la salud y de la inferencia de riesgos derivados de la exposición a la radiación. Reiteramos, sin embargo, que estos trabajos deben ajustarse al importante informe del Comité a la Asamblea General en el que se hace hincapié en la diferencia epistemológica entre la atribución objetiva de efectos en la salud a situaciones retrospectivas de exposición a la radiación y la inferencia, necesariamente subjetiva, de riesgos a situaciones prospectivas de exposición a la radiación. Instamos al Comité a tomar nota específicamente de este importante punto. La confusión entre la atribución objetiva de efectos y la inferencia subjetiva de riesgos ha causado mucho daño social y psicológico en individuos y poblaciones expuestas a bajas dosis de radiación y este detrimento debe ser evitado en el futuro.
  2. En este sentido, apoyamos además, que el UNSCEAR examine en su 66º período de sesiones un documento técnico avanzado que se centre en los cambios importantes ocurridos últimamente en el entendimiento de los mecanismos biológicos que influyen en los efectos de la exposición a la radiación a bajas dosis en la salud, los que podrían ser pertinentes para la inferencia del riesgo de cáncer tras la exposición a bajas dosis. Instamos al UNSCEAR que informe a la Asamblea General sobre este tema a la brevedad.
  3. Queremos subrayar que los trabajos del UNSCEAR relacionados con las estimaciones de cáncer de pulmón por exposición al radón deben ser absolutamente prioritarios, dado que se han producido varias publicaciones, entre ellas de la Comisión Internacional de Protección Radiológica, que parecerían indicar que el Comité habría subestimado en el pasado los riesgos derivados de la exposición al radón. Es por ello que acogimos con satisfacción que el Comité hubiese acordado en el 63er período de sesiones volver a evaluar de forma meticulosa la información relevante, con el fin de dilucidar y examinar las novedades en cuanto al cálculo del riesgo de cáncer de pulmón por exposición al radón, y transmitir una visión actualizada de la dosimetría del radón. Al respecto, hemos tomado nota con satisfacción del resumen preliminar del grupo de expertos de UNSCEAR que está llevando a cabo esta evaluación, en el que se indica, entre otras cosas, que “el rango de factores de conversión de dosis hallada en relación con el radón en la evaluación dosimétrica era similar a la que el Comité había encontrado anteriormente”, y que “las estimaciones preliminares de los estudios epidemiológicos indicaban que el exceso de riesgo relativo se encontraba también en un rango similar al que ya había detectado el Comité”. Si bien estas conclusiones preliminares forman parte de la labor en curso y aún se examinarían otros estudios epidemiológicos, las mismas son de particular importancia para que las organizaciones relevantes del sistema de las Naciones Unidas, incluidas el Organismo Internacional de Energía Atómica, la Organización Mundial de la Salud y la Organización Internacional del Trabajo no se apresuren a modificar sus estándares de protección contra el radón hasta que el UNSCEAR se expida sobre el tema.
  4. Acogemos con beneplácito el informe de la secretaría de UNSCEAR sobre los progresos realizados en la recopilación, el análisis y la difusión de datos sobre la exposición a las radiaciones de la población en general y los pacientes y los trabajadores en particular, concretamente del trabajo presentado tras examinar las publicaciones científicas y del creciente número de datos presentados por los Estados Miembros. Mi Gobierno está colaborando activamente con la secretaria mediante la provisión de datos nacionales, ha nominado a una experta en la red de personas de contacto a nivel nacional, utilizando la plataforma en línea del UNSCEAR como instrumento de comunicación para poner en común la experiencia adquirida durante el proceso de recopilación de datos, e insta a otros Estados a hacerlo.
  5. Consideramos que las actividades de la secretaría del UNSCEAR en cuanto a la información pública y divulgación de las estimaciones del Comité son de vital importancia. Alentamos a que esas actividades incluyan, y quizás se focalicen, en el dificultoso tema de la atribución de efectos vis-á-vis la inferencia de riesgo.
  6. Finalmente, con respecto al programa de trabajo futuro, compartimos que el proyecto relativo a los segundos cánceres primarios por radioterapia es prioritario. Hemos apoyado este proyecto y los trabajos ya realizados sobre el mismo por la representación de Francia. Al respecto, dejamos constancia que como prueba de nuestra preocupación por este tema, la Autoridad Regulatoria Nuclear de mi país ha finalizado un estudio conjunto con el Organismo Internacional de Energía Atómica denominado Consideraciones sobre acciones regulatorias potenciales para la protección radiológica en radioterapia: Monitoreo de la exposición a la radiación no deseada en radioterapia (Considerations on potential regulatory actions for radiation protection in radiotherapy: Monitoring unwanted radiation exposure in radiotherapy) el que se encuentra a disposición en el sitio web: https://www.iaea.org/sites/default/files/18/05/argentina-proposal.pdf).

Temas institucionales

  1. Como primer y fundamental tema institucional enfatizamos la imperiosa necesidad de dar cumplimiento a lo resuelto en la resolución 72/76 de la Asamblea General sobre los efectos de las radiaciones atómicas, en que la Asamblea, entre otras cosas: (i) solicitó al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente que velase por que las medidas administrativas adoptadas fueran adecuadas y, en particular, definieran claramente las funciones y responsabilidades de los diversos actores, a fin de que la secretaría pudiera prestar servicios adecuados y eficientes al Comité; y (ii) solicitó también al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente que, habida cuenta de la dimisión del Secretario del Comité Científico, adoptara medidas proactivas para asegurar la continuidad en la secretaría del Comité mediante el oportuno nombramiento del próximo Secretario.
  2. Al respecto, reiteramos que compartimos las declaraciones acerca de la considerable demora en el nombramiento de un Secretario Científico debidamente cualificado formuladas por las representaciones ante el UNSCEAR de una importante parte de los miembros, de distintas regiones, las que por otra parte recibieron el apoyo unánime de los demás miembros del Comité.
  3. Notamos con preocupación que el UNSCEAR ha subrayado que el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente no ha cumplido las solicitudes de la Asamblea General. El Comité además recordó que si bien en enero de 2017 su anterior Secretario Científico había presentado su renuncia al cargo con efecto a partir de noviembre de 2017, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente no había iniciado el proceso de contratación sino hasta el 25 de julio de 2017. Aunque se habían realizado dos rondas del proceso de contratación, este todavía no había concluido a la fecha del pasado 65º período de sesiones del Comité, en junio de 2018. El Comité señaló que el nombramiento inmediato de un Secretario Científico con el más alto nivel de cualificaciones científicas y experiencia era ahora decisivo para su funcionamiento y para la ejecución del programa de trabajo.
  4. Vistos estos hechos compartimos plenamente la solicitud hecha por el UNSCEAR de una auditoría interna y una investigación a la Oficina de Servicios de Supervisión Interna de la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York, para garantizar que el nombramiento del Secretario Científico, el que se debía basar en los principios rectores de la labor del Comité, los que por extensión se aplican a la secretaría del Comité; y ajustar a lo dispuesto en el párrafo 3 del Artículo 101 de la Carta de las Naciones Unidas. Esperamos ser debidamente informados del resultado de esa auditoría y de las medidas correctoras y/o punitivas adoptadas.
  5. Al respecto, tomamos nota con inquietud de la grave preocupación expresada por el UNSCEAR por: (i) las consecuencias de las demoras en el nombramiento de un nuevo Secretario Científico y los problemas de dotación de personal que afectaban a la secretaría; (ii) el hecho que esas demoras ya habían obligado al Comité a aplazar su 65º período de sesiones de abril a junio de 2018; y, además el hecho de no tener Secretario Científico en la fecha de apertura de ese período de sesiones había perjudicado seriamente las deliberaciones sobre el futuro programa de trabajo del Comité.
  6. Recordamos que la Asamblea General ha señalado con frecuencia la profunda preocupación del Comité con respecto a la dotación de personal en la secretaría, por ejemplo en sus resoluciones 62/100, 63/89, 65/96 y 66/70, y ha puesto de relieve la necesidad vital de contar con una financiación suficiente, segura y previsible, así como con una gestión eficiente de la labor de la secretaría del Comité Científico.
  7. Recordamos entonces finalmente que en su resolución 72/76 la Asamblea General había solicitado al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente que reforzara los servicios y el apoyo que prestaba al Comité y velase por que se hubieran adoptado medidas administrativas adecuadas, en particular, para definir claramente las funciones y responsabilidades de la Sede de las Naciones Unidas, la Oficina de las Naciones Unidas en Nairobi y la Oficina de las Naciones Unidas en Viena. Más aún, en esa resolución, la Asamblea General alentó al Secretario General a que velase por que el apoyo prestado al Comité fuera adecuado y suficiente y que, en caso necesario, le informara sobre esas cuestiones en su septuagésimo tercer período de sesiones. Esperamos ese informe con interés.
  8. Con respecto a los problemas institucionales, queremos finalmente referirnos al reconocimiento del UNSCEAR que era fundamental que se hicieran periódicamente promesas de contribuciones voluntarias al fondo fiduciario general establecido por el Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, y a su sugerencia que la Asamblea General instara a los Estados Miembros a que estudiaran la posibilidad de hacer periódicamente esas promesas de contribuciones voluntarias o hacer contribuciones en especie. Al respecto mi Gobierno reitera su posición favoreciendo las contribuciones en especie y los aportes de recursos financieros sin condicionalidades (not earmarked) para que puedan utilizarse conforme las prioridades acordadas del Comité. Mi Gobierno ha participado con contribuciones en especie desde la creación del UNSCEAR y se compromete a seguir haciéndolo.

Muchas gracias Sr. Presidente.

 


 

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular