MISIÓN PERMANENTE DE LA REPÚBLICA ANTE LAS NACIONES UNIDAS

Relaciones Comerciales

Discursos

La Misión Permanente

Temas en los que trabaja

Datos de contacto

Asamblea General

Debate General del Comité Especial sobre Operaciones de Mantenimiento de la Paz (C-34)

Intervención del Representante Permanente de la República Argentina, Embajador Martín García Moritán

12 de febrero

Señor Presidente,

En primer lugar, quisiera agradecer la designación de la Ministro Gabriela Martinic como Vicepresidente de este Comité, deseándole el mayor éxito en sus tareas a usted y a la Mesa que tenemos el honor de compartir. Mi Delegación adhiere a la intervención llevada a cabo por El Salvador en nombre de los países de la CELAC y desea asimismo efectuar algunas consideraciones adicionales.

Señor Presidente,

La Argentina reitera su compromiso con las operaciones de mantenimiento de la paz (OMPs), iniciado hace 60 años, en línea con nuestro apoyo decidido al desarrollo de un sistema de mantenimiento de la paz transparente y eficaz en el marco de las Naciones Unidas.

Este Comité Especial constituye precisamente un componente esencial de dicho sistema, en tanto órgano específico de la Asamblea General dedicado a tratar las cuestiones relativas a las operaciones de mantenimiento de la paz en todos sus aspectos, por lo que reiteramos nuestro apoyo a su fortalecimiento y competencia en la evaluación de las políticas y lineamientos relativos a dichas misiones. Más allá de la complejidad del lenguaje presentado por las partes negociadoras, confiamos que en esta sesión especial podamos seguir la buena senda de los cuatro años anteriores y aprobar por consenso un informe sustantivo en los plazos establecidos para nuestras negociaciones.

Señor Presidente,

La Argentina, junto a los países del grupo informal de coordinación de posiciones que en este ámbito constituimos ABUM (Argentina, Brasil, Uruguay y México) continuará con su posición constructiva, ofreciendo alternativas a las distintas cuestiones contenidas en el informe y favoreciendo el logro de acuerdos relevantes. Entre las cuestiones a ser discutidas en las negociaciones del informe de este año, me referiré brevemente a las siguientes:

En relación con la sección referida a la “Seguridad” de las misiones, la Argentina destaca la vital importancia de atender las opiniones y criterios del personal de la Organización con amplia experiencia y conocimientos de las misiones en el terreno. En ese sentido, agradecemos el Informe presentado al Secretario General por el General dos Santos Cruz, el cual expone relevantes desafíos a ser abordados a fin de mejorar la seguridad de nuestros cascos azules. Al respecto, el lenguaje propuesto por ABUM solicita a la Secretaría que informe sobre los desarrollos en este tema y consulte a los Estados miembros sobre su implementación.

Cabe agregar que, más allá de apoyar el marco general del informe presentado, y si bien coincidimos en que los nuevos ámbitos de despliegue presentan fenómenos con nuevas características como el terrorismo internacional, la Argentina entiende que el principal cambio que ha influido en el aumento de bajas en el personal de paz de la Organización ha sido la creciente tendencia del Consejo de Seguridad a establecer misiones en escenarios altamente inestables en los que no hay paz que mantener, contando para ello con un instrumento, las Operaciones de Mantenimiento de la Paz, que originalmente no había sido concebido para actuar en dichos escenarios. De ahí que en estos últimos años el principal desafío en este tema haya sido, y siga siendo, adaptar a las OMPs a tales ámbitos operativos, y sus mandatos asociados, sin perder de vista que varias de las misiones desplegadas conservan características más tradicionales.

Respecto de los principios esenciales de las OMPs, entendemos que los mismos resultan claros en permitir el uso de la fuerza en casos de legítima defensa y defensa del mandato. En ese sentido, no parece que haya necesidad de reinterpretarlos, aunque en aquéllos escenarios más inestables quizás sí se requiera de un cambio de mentalidad en su aplicación.

La sección de “Conducta y disciplina” no se encuentra abierta a negociaciones este año, aunque se ha acordado la posibilidad de actualizarla a fin de incorporar los últimos datos y desarrollos, como la adhesión de 84 Estados miembros que han firmado o se encuentran tramitando la firma del Pacto Voluntario para la prevención y la lucha contra el abuso y la explotación sexuales. La Argentina reitera su compromiso con la política de tolerancia cero de la Organización en relación a los casos de explotación y abuso sexual, así como su apoyo a las medidas adoptadas por el Secretario General en esta cuestión.

Por su parte, en la sección de "Fortalecimiento de la capacidad operacional", ABUM ha propuesto varios párrafos nuevos específicos. En uno de ellos, se solicita información acerca de la mejor manera en la que las OMPs, en tanto parte del sistema de las Naciones Unidas y en aplicación de la narrativa de la paz sostenible, podrían ayudar mejor a los Estados anfitriones en la implementación de la Agenda 2030. También en esa sección alentamos a las misiones a incluir "enablers" que sirvan de apoyo a la infraestructura de los países huéspedes, en especial en los casos en que contribuyan a la protección de civiles. Al respecto, la experiencia del Hospital argentino en Haití demuestra que resulta posible extender su trabajo a la comunidad en la que se encuentra desplegado, generando empatía con dicha comunidad sin menoscabar su eficiencia.

Señor Presidente,

Una sección que siempre suscita un complejo intercambio de posiciones durante las discusiones del C-34 es la correspondiente a la protección de los civiles en OMPs. Entendemos que este tema no debe ser considerado desde una perspectiva puramente militar sino desde una concepción política y humanitaria más amplia centrada en la construcción de un ambiente de seguridad y protección. La protección de los civiles en OMPs constituye un esfuerzo integrado de toda la misión que requiere una estrecha cooperación entre los componentes militares, policiales y civiles, en coordinación con las comunidades locales y las organizaciones humanitarias. Más allá de ello, creemos que resulta fundamental que todos los Estados miembros tengamos un claro entendimiento común de los rasgos definitorios, modalidades e implicancias de esta actividad, en particular de los casos en que resulta necesario usar la fuerza para dar seguridad a civiles bajo amenaza de violencia física, en línea con el mandato y las reglas de empeñamiento de las misiones.

Reiteramos asimismo que, dada la especial sensibilidad de esta cuestión, todas las políticas y guías al respecto de la Secretaría deberían ser ampliamente consultadas y coordinadas con los Estados miembros. Al respecto, el texto del actual informe es muy claro en cuanto a la necesidad de que dichos documentos sean examinados por el Comité. En particular, y sin perjuicio de la prerrogativa que la Secretaría tiene en esta cuestión, insistimos en la conveniencia y utilidad de consultar de manera significativa las políticas y guías elaboradas con los países contribuyentes de tropas y policías que habrán de implementarlas en el terreno, como medio para alcanzar un mejor entendimiento común en los temas tratados.

Señor Presidente,

No quiero extenderme demasiado y por eso sólo mencionaré, por último, que hemos también formulado propuestas en las secciones de "Cooperación triangular", "Cooperación con las entidades regionales" y "Aspectos financieros", que esperamos discutir de manera constructiva con nuestros colegas durante las próximas semanas de negociaciones.

Finalmente, deseo rendir homenaje al personal de las Naciones Unidas que en este último año ha perdido la vida en cumplimiento de su deber en el mantenimiento de la paz, reflexionar sobre ello es también pensar la forma en la que este Comité puede contribuir a mejorar la efectividad de las operaciones de mantenimiento de la paz.

Muchas gracias.

 


 

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular