Misión Permanente de la República Argentina en Naciones Unidas

 

Temas 16 y 117 del programa. Cultura de paz. Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo

Intervención del Ministro Mateo Estrémé

Representante Permanente Alterno

12 de febrero de 2016

 

Sr. Presidente

La Delegación Argentina reitera la condena al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, en tanto se trata de una de las amenazas más graves a la paz y la seguridad internacionales, así como a la dignidad humana, a la convivencia pacífica, a la consolidación de la democracia y al desarrollo económico y social de las naciones.

El terrorismo debe combatirse en el marco del Estado de Derecho y del respeto del debido proceso. Es necesario que las medidas que los Estados adopten para combatir el terrorismo respeten cabalmente el derecho internacional, en particular el derecho internacional de los derechos humanos, el derecho internacional humanitario y el derecho de los refugiados. Dichas medidas deben también respetar los propósitos y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, como la soberanía, la integridad territorial, la independencia política de los Estados, y el principio de la no intervención en los asuntos internos.

Estamos convencidos de que la respuesta frente a los actos terroristas no puede ni debe ser exclusivamente militar, sino que debe basarse en un enfoque abarcativo, como el reflejado en la Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo. Los esfuerzos nacionales, regionales e internacionales en la materia deben construirse a partir de la aplicación equilibrada de los Cuatro Pilares de la Estrategia.

Los Estados debemos efectuar un profundo análisis  de las condiciones que propician (sin justificar) la propagación del terrorismo, que incluyen, los conflictos prolongados sin resolver, la ausencia del imperio de la ley, las violaciones de los derechos humanos, la discriminación por motivos étnicos, nacionales y religiosos, la exclusión política, la marginación económica y social y la falta de buena gobernanza, entre otras.

En este marco, apoyamos el proyecto de resolución que se adopta hoy (L.41), que toma nota del “Plan de Acción global para Prevenir el Extremismo Violento” (A/70/674 y A/70/675), y alienta a los Estados Miembros a que consideren las recomendaciones del Plan de Acción y se continúe considerando la cuestión en el marco de la revisión de la estrategia Global contra el Terrorismo, a realizarse en junio de 2016.

Ello, a la luz de la naturaleza preventiva del Plan del Secretario General, que busca consagrar un marco integral para abordar cuestiones subyacentes que impulsan a las personas a unirse a los grupos extremistas violentos, en el marco del irrestricto respeto del derecho internacional, el derecho internacional humanitario, el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho internacional de los refugiados.

Se deberá contar a la brevedad posible con mayores precisiones sobre el impacto presupuestario que la implementación del Plan podría tener, con una propuesta detallada para poder evaluar qué tipo de recursos de las Organización se asignarían a este tema; como así también se debería contar con mayor información y precisiones respecto a algunas cuestiones de terminología tales como el término "extremismo violento" y a los alcances de la propuesta del Secretario General.

En efecto, para la Argentina es importante que las referencias al “extremismo violento” sean limitadas a aquél que puede conducir al terrorismo o a actos terroristas, en tanto se trata de un concepto que, por su amplitud, podría incluir cuestiones que no representan una amenaza a la paz y la seguridad internacionales.  

Por último, reafirmamos el papel central de las Naciones Unidas en la lucha contra el terrorismo, en tanto pilar del sistema multilateral y organización de composición universal con responsabilidad primaria en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. Estamos convencidos de que la acción multilateral, a través de las Naciones Unidas, conforme los principios de la Organización, nos permitirá enfrentar la amenaza del terrorismo en pleno respeto del derecho internacional de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario, y alcanzar un mundo más seguro para todos.

 

 


Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular





 

 

 
 
Palacio San Martin