Representación Permanente ante las Naciones Unidas

Relaciones Comerciales

Discursos

La Misión Permanente

Datos de contacto

Temas en los que trabaja

Asamblea General

Prevención de una catástrofe: una agenda mundial para detener la proliferación de las armas de destrucción en masa por agentes no estatales. No proliferación de armas de destrucción en masa

Intervención del Ministro Mateo Estrémé, Representante Permanente Alterno

15 de diciembre

Señor Presidente,

Permítame en primer lugar felicitar al Embajador Román Oyarzun y al equipo de la Misión de España por la excelente labor que ha realizado en la conducción de la revisión global de la Resolución 1540 (2004). Asimismo quisiera destacar la oportunidad que ha brindado a la membresía de Naciones Unidas de poder opinar y hacer llegar al Consejo sus ideas en torno al proceso de revisión de la Resolución 1540, en particular a través de las consultas abiertas organizadas en el mes de junio pasado.

Señor Presidente

También merece ser encomiada la iniciativa de crear el Grupo de Amigos de la Resolución 1540, que además de generar un nutrido intercambio entre sus miembros ha permitido seguir a lo largo del año los aspectos más destacados sobre el proceso de revisión. Contamos con el liderazgo español para seguir conduciendo las actividades del Grupo del que la Argentina es miembro y al que deseamos se sumen aún más países amigos.

Señor Presidente

Son muchos y muy penosos los casos en que el terrorismo internacional ha dado sobradas pruebas de su capacidad de destrucción. El uso de armas de destrucción masiva por parte de actores no estatales dejó de ser en los últimos años un problema abstracto o teórico y puso en evidencia la necesidad de que los Estados Miembros redoblemos esfuerzos por impedir que los grupos terroristas accedan a las armas de destrucción masiva, sus materiales conexos y/o sus medios de transporte.

Para la Argentina, la Resolución 1540 representa, por su alcance y naturaleza jurídica, la más clara respuesta de las Naciones Unidas a la problemática de las armas de destrucción masiva y su acceso a las mismas por parte de actores no estatales.

Desde su adopción doce años atrás, la Argentina ha abordado esta Resolución procurando preservar el equilibrio entre su tradicional compromiso con la no proliferación y la reafirmación del derecho soberano al uso pacífico y al desarrollo de las tecnologías avanzadas como ser la nuclear, química, biológica, farmacéutica y la de nanotecnología. Ambos principios se encuentran  consagrados en el texto de la Resolución 1540 (2004) y han sido nuevamente reafirmados en la resolución adoptada esta mañana por el Consejo de Seguridad.

En tal sentido, al haber presentado su primer informe nacional, el 26 de octubre de 2004, junto a sucesivas actualizaciones –la última de las cuales está en pleno proceso de elaboración-, la República Argentina ha manifestado un compromiso ineludible con la no proliferación de armas de destrucción masiva, constituyendo un activo miembro de los cinco regímenes de no proliferación, así como de la Iniciativa de Seguridad contra la Proliferación (PSI).

Señor Presidente

Los Estados Miembros debemos redoblar esfuerzos por fortalecer y actualizar nuestros sistemas nacionales de control de exportaciones que consideramos deben sustentarse sobre cuatro pilares fundamentales: (1) un sistema nacional de otorgamiento de licencias transparente y estandarizado; (2) el cumplimiento efectivo de la legislación vigente aplicable al control de exportaciones, incluyendo aspectos de intermediación y transbordo; (3) la promoción de la conciencia empresaria acerca de la importancia para el desarrollo industrial y para la seguridad del comercio internacional y (4) una estrecha cooperación regional.

En lo que se refiere a la cooperación regional deseo destacar que la Argentina es oferente de asistencia en el marco de la Resolución 1540 (2004) y desarrolla actividades de capacitación en materia de identificación de mercaderías estratégicas tanto a nivel subregional y regional como en el ámbito de la cooperación Sur-Sur con países de África. Nuestro compromiso con nuestra región es ineludible y seguiremos brindando asistencia a aquellos países que así lo soliciten, en consonancia con los párrafos operativos 19 y 20 de la resolución que se acaba de adoptar.

Por otra parte la Argentina da la bienvenida al papel positivo que reconoce la resolución que adoptó a la sociedad civil, incluyendo la industria y el mundo académico, y al papel clave de los parlamentarios, todos fundamentales  a  la hora de implementar las obligaciones que emanan de la resolución.

Consideramos que resulta de vital importancia garantizar que los materiales de uso dual químicos, biológicos, radiológicos y nucleares estén debidamente protegidos, lejos de aquellos que no dudarían en echar mano de ellos para aterrorizar y sembrar el pánico y la destrucción.

Es ilusorio pensar que vivimos en seguridad mientras existan tales materiales carentes de la debida protección, y sin que la normativa internacional sea de aplicación a nivel global.

Señor Presidente

Para llevar adelante los objetivos planteados y hacer frente a los desafíos que el contexto internacional nos impone, resulta fundamental contar con el respaldo institucional adecuado. En tal sentido, mi país da la bienvenida al párrafo operativo 9 de la Resolución que requiere al Comité 1540 que analice la efectividad y eficiencia con que cumple con la Misión Política Especial  encomendada, a los solos efectos de fortalecerlo y adecuarlo a sus propósitos. Aguardamos con interés el informe que el Comité deberá brindar el año próximo sobre los resultados de tal evaluación.

Señor Presidente

Existen diversos desafíos de cara al futuro de la Resolución 1540 y su implementación. En primer lugar, hacer frente a la amenaza global de los actores no estatales y la complejidad de la misma en particular por los riesgos de proliferación asociados. Segundo, canalizar de una mejor forma los pedidos de asistencia que se realizan, para poder brindar una respuesta concreta y efectiva de los mismos. Tercero, y con relación a la universalización, creemos que se debe alentar a aquellos Estados que, por diversas razones, aún no hayan presentado su primer Informe Nacional, a que lo hagan, y asistirlos en caso de que así lo soliciten. Cuarto, se deben analizar e incorporar en la implementación los desafíos que representan las nuevas tecnologías, en particular en términos legislativos y de controles de las exportaciones. Por último, a futuro un gran desafío será el de desarrollar y consolidar la red de puntos de contacto a nivel regional, primero y también global.

Permítame concluir mi intervención felicitándolo nuevamente por el trabajo realizado a lo largo de éstos dos años como Presidente del Comité 1540, a la vez que extenderle a la próxima Presidencia del Comité, la decidida contribución de la Argentina.

Muchas gracias,


 

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular