Misión Permanente de la República Argentina en Naciones Unidas

 

Informe de la Corte Penal Internacional [tema 72]

Intervención del Representante Permanente de la República Argentina, Embajador Martín García Moritán

31 de octubre de 2016

Quisiera, en primer lugar, expresar la especial satisfacción de la República Argentina por recibir este nuevo informe de la Presidenta de la Corte, nuestra compatriota Silvia Fernández de Gurmendi. Deseo agradecer también la presentación de los informes del Secretario General sobre la aplicación del artículo 3 del Acuerdo de Relación entre las Naciones Unidas y la Corte Penal Internacional y sobre gastos realizados y reembolsos recibidos en relación con la asistencia prestada a la Corte Penal Internacional.

La Corte, con su notable actividad desarrollada desde la última presentación del informe vuelve a demostrar en los hechos que es una herramienta fundamental en la lucha contra la impunidad y un elemento esencial del estado de derecho en el plano internacional.

En este marco la Argentina se felicita por el hecho de que las enmiendas de Kampala sobre el crimen de agresión han alcanzado el umbral de 30 ratificaciones necesarias para posibilitar la activación del ejercicio de la competencia de la Corte sobre ese crimen a partir de enero de 2017. Argentina apoya decididamente esta pronta activación que vendrá a completar el edificio jurídico de la Corte, reafirmando la prevalencia del derecho y la justicia por sobre la fuerza en las relaciones internacionales.

En estos momentos en que algunos Estados parte han anunciado su retiro del Estatuto de Roma, la Argentina renueva su compromiso permanente con la Corte y con el objetivo de la universalidad del Estatuto. Llamamos por ende a todos los actores a entablar un diálogo constructivo con el fin de abordar los problemas que puedan surgir dentro del sistema del Estatuto, manteniendo su integridad.

Respecto de la actualización sobre las actividades judiciales y de procesamiento de la Corte, vemos con beneplácito que ha podido desarrollar sus actividades tanto en los exámenes preliminares como en las situaciones y casos a su cargo en cumplimiento de su mandato, dentro del límite de los recursos asignados. En tal sentido, hacemos un llamamiento a todos los Estados Miembros que sean partes en el Estatuto de Roma a tener en cuenta la particular naturaleza de la Corte Penal Internacional al momento de evaluar su presupuesto anual, de manera que ese presupuesto se apruebe en la próxima Asamblea de los Estados Partes y le permita a la Corte cumplir con su mandato y llevar a cabo adecuadamente sus funciones esenciales. Asimismo, instamos a esos Estados a favorecer la agilización de los procesos mediante la consideración positiva de las propuestas de enmiendas a las reglas de procedimiento y prueba elaboradas por los magistrados y debatidas en el ámbito del Grupo de Estudio sobre Gobernanza y del Grupo de Trabajo sobre Enmiendas.

Quisiera hacer una referencia a la relación de la Corte con las Naciones Unidas. La relación entre esta Organización y la Corte es crucial, siempre, desde luego, respetando la independencia judicial de la Corte. Reconocemos las directrices del Secretario General sobre contactos no esenciales. Sin embargo, la relación de las Naciones Unidas con la Corte también está marcada por la relación de la Corte con el Consejo de Seguridad, puesto que es el Consejo de Seguridad quien tiene la facultad de hacer remisiones a la Corte, y las ha hecho respecto de dos situaciones. La Argentina ha expresado algunas preocupaciones desde hace años, tanto en la Asamblea General como en el Consejo de Seguridad, como miembro no permanente. Conforme al Estatuto de Roma, la Corte, en una remisión, ejerce su jurisdicción sobre nacionales de partes y no partes en ese Estatuto. Ningún pronunciamiento del Consejo de Seguridad tiene la capacidad de alterar las normas del Estatuto en cuanto a la jurisdicción de la Corte para brindar inmunidad a nacionales de Estados no partes que cometan crímenes contemplados en el Estatuto de Roma en una situación remitida a la Corte.

Quisiera reiterar que, hasta el momento, el costo financiero de las remisiones hechas por el Consejo de Seguridad a la Corte ha sido sufragado exclusivamente por los Estados partes. El Estatuto de Roma dispone que los costos de las remisiones tienen que ser sufragados por las Naciones Unidas, y eso también está reflejado en el Acuerdo de Relación entre las Naciones Unidas y la Corte Penal Internacional. Ahora bien, la Argentina y otros Miembros de las Naciones Unidas han cuestionado la práctica, que lamentamos, del Consejo de Seguridad en materia de financiación de remisiones, a pesar de que una gran mayoría apoya el cabal cumplimiento del inciso b) del artículo 115 del Estatuto de Roma y el artículo 13 del Acuerdo de Relación. La lucha contra la impunidad es un objetivo de los Estados partes en el Estatuto de Roma y también de las Naciones Unidas, pero ese objetivo debe ir acompañado del compromiso de proveer a la Corte de los recursos necesarios para cumplir sus funciones. La falta de acción a este respecto puede poner en peligro la sostenibilidad de las investigaciones de la Corte y puede impactar en la credibilidad de la Organización.

Para finalizar, la Argentina desea enfatizar que la notable contribución de la Corte Penal Internacional a la lucha contra la impunidad por los crímenes más graves de trascendencia internacional también es una contribución a los objetivos de esta Organización, y recordar, como indica la Declaración de Kampala, la noble misión y la función de la Corte Penal Internacional en un sistema multilateral que tiene como objetivo fomentar el respeto por los derechos humanos y lograr una paz duradera, de conformidad con el derecho internacional y los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, así como reiterar el firme compromiso de la Argentina con la Corte Penal Internacional.

Muchas gracias,

 


 

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular





 

 

 
 
Palacio San Martin