MISIÓN PERMANENTE DE LA REPÚBLICA ANTE LAS NACIONES UNIDAS

Relaciones Comerciales

Discursos

La Misión Permanente

Temas en los que trabaja

Datos de contacto

Asamblea General

Grupo de Trabajo Especial sobre la Revitalización de la labor de la Asamblea General

Intervención del Representante Permanente Alterno de la República Argentina, Ministro Mateo Estrémé

20 de febrero

La Delegación Argentina adhiere plenamente a las palabras del Representante de El Salvador a nombre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y de Colombia a nombre del Grupo de Amigos sobre Paridad de Género.

En primer lugar, quiero reconocer la excelente conducción y el liderazgo del Embajador Wladimir Drobnjak de Croacia y el Embajador Wilfrid Embula de Namibia, como copresidentes de este Grupo de Trabajo Especial durante el septuagésimo período de sesiones. También quiero aprovechar esta oportunidad para agradecer al Presidente de la Asamblea General por la reelección del Representante Permanente de Croacia, así como por el nombramiento de la Representante Permanente de los Emiratos Árabes Unidos, la Sra. Lana Zaki Nusseibeh como copresidente del Grupo.

La Argentina entiende la revitalización del trabajo de la Asamblea General como un proceso político dirigido a fortalecer el papel de la Asamblea como principal órgano deliberativo y representativo de la membrecía de Naciones Unidas.
En el período reciente, este Grupo de Trabajo ha demostrado contar con la capacidad para alcanzar consensos significativos y adoptar decisiones que han dado impulso a nuevas prácticas, de modo de hacer más eficiente el funcionamiento de la Asamblea General y contribuir a brindar mayor transparencia a su trabajo.

En tal sentido, reconocemos particularmente los progresos alcanzados en el proceso de selección y nombramiento del Secretario General en aplicación de las resoluciones 69/321 y 70/305.

El proceso que tuvo lugar en 2016 reafirmó el papel que le cabe a la Asamblea General en una decisión de tal envergadura. Hemos sido testigos de un verdadero salto cualitativo respecto a procesos anteriores en términos de  transparencia e inclusividad. Por primera vez los candidatos al puesto de Secretario General fueron presentados de modo formal y todos participaron de las audiencias oficiosas convocadas por la Asamblea General en la que pudieron interactuar con los Estados Miembros y actores de la sociedad civil.

También valoramos los importantes avances alcanzados en términos de fortalecimiento de la ética, la transparencia, la rendición de cuentas y la memoria institucional de la Oficina del Presidente de la Asamblea General con la adopción de la resolución 70/305. A través de la resolución, se institucionalizaron una serie de buenas prácticas, algunas de las cuales ya habían sido puestas en marcha con anterioridad. Me permito destacar, en tal sentido, la publicación en línea de información sobre el financiamiento y gastos, personal, viajes y actividades oficiales del Presidente de la Asamblea, así como la adopción de un Código de Ética y un juramento para el Presidente.

La Argentina vuelve a subrayar la necesidad de que la Oficina del Presidente de la Asamblea cuente con la financiación y la dotación de personal adecuados. Debe tenerse presente que las funciones del Presidente han evolucionado de modo significativo a lo largo de los años, mucho más allá de la función meramente ceremonial y de conducción de los trabajos que le asignara el reglamento de la Asamblea. El cumplimiento de los mandatos encomendados a su Presidente por la Asamblea General no debe estar condicionado a las contribuciones voluntarias, sino que su financiamiento debe provenir del presupuesto regular.

Sres. Copresidentes,

A pesar de los progresos alcanzados por este Grupo de Trabajo, todavía queda mucho por hacer. Los avances de las resoluciones 69/321 y 70/305 deben alentarnos a continuar con los esfuerzos para mejorar aún más el trabajo de la Asamblea General. Compartimos las ideas presentadas por el Presidente de la Asamblea General para rejerarquizar el Debate General, como la de poner fin a la proliferación de eventos paralelos y estudiar medidas para terminar con ciertas prácticas negativas que se han consolidado en los últimos años.

En lo que constituye una parte fundamental de la revitalización del trabajo de la Asamblea General, la Argentina ha sido designada junto con Australia como cofacilitadora del proceso de alineamiento de la Agenda 2030 con el trabajo de la Asamblea General, el ECOSOC y otros órganos de las Naciones Unidas, mandato que deriva de los párrafos 22 y 23 de la resolución 70/305.

En cumplimiento de este mandato, nuestro objetivo en los próximos meses será llevar adelante consultas con los Estados Miembros y otras partes interesadas de las Naciones Unidas; queremos identificar aquellas coincidencias que sirvan de base para mejorar las sinergias y la coherencia entre las agendas de la Asamblea General, el Consejo Económico y Social y sus órganos subsidiarios y el foro político de alto nivel sobre el desarrollo sostenible, así como de todos los demás foros conexos.
Para ello, junto a Australia buscaremos ideas factibles y prácticas que puedan llevar a resultados productivos y que contribuyan a la aplicación de la Agenda 2030 en el trabajo de la Asamblea General y sus órganos vinculados.

La Argentina reafirma la naturaleza intrínsecamente multilingüe del trabajo de la Asamblea General y reitera la necesidad de un estricto respeto del principio de paridad entre sus seis idiomas. En tal sentido, aguardamos con expectativa las propuestas innovadoras del Secretario General acerca de posibles cambios en el formato, la preparación y la edición del Diario de las Naciones Unidas a fin de asegurar el pleno cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 55 de las reglas de procedimiento de la Asamblea General, que establece su publicación en los seis idiomas oficiales durante la totalidad del período de sesiones. La Argentina continuará trabajando junto a otros Estados Miembros, el Departamento de Asamblea General y Gestión de Conferencias y el Departamento de Información Pública para contribuir a que los servicios de idiomas sean cada vez mejores.

La Argentina observa con preocupación que sólo 3 de los 71 presidentes de la Asamblea General hayan sido mujeres. Siendo un país firmemente comprometido con la igualdad de género, esperamos que en un futuro cercano esta tendencia pueda empezar a ser revertida. Subrayamos asimismo la importancia de garantizar una distribución equitativa y justa de los puestos superiores de la Secretaría basada en el equilibrio de género y una representación geográfica lo más amplia posible. Los puestos superiores de la Secretaría no deben ser monopolio de un Estado o grupo de Estados.

Esperamos que bajo el firme liderazgo de los copresidentes, se logre que las deliberaciones de este período de sesiones puedan traducirse en acciones concretas que ayuden a resaltar el papel y la autoridad del órgano más democrático y representativo de la organización. Reiteramos, por supuesto, nuestro agradecimiento y compromiso de trabajar en tal sentido.

Muchas gracias.


 

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular