Misión Permanente de la República Argentina en Naciones Unidas

 

DEBATE GENERAL ÍTEM DE AGENDA 26 “DESARROLLO SOCIAL”

Intervención del Representante Permanente de la República Argentina, Embajador Martín García Moritán

4 de octubre de 2016

 

Muchas gracias Señora Presidenta,

Aprovecho esta oportunidad para felicitarla por su elección para conducir los trabajos de esta Comisión, así como a los restantes miembros de la Mesa, y adelantarles el pleno apoyo de la delegación argentina durante esta sesión.

Mi delegación se asocia plenamente a las intervenciones realizadas por las distinguidas delegaciones de Tailandia, en nombre del Grupo de los 77 y China, y la República Dominicana, en nombre del CELAC.

Señora Presidenta,

En la actualidad, resulta imposible entender al desarrollo de nuestros países dejando de lado su dimensión social. Las políticas económicas por si solas no bastan para generar cambios profundos y de largo plazo si no tienen como componente esencial la inclusión. Se vuelve entonces fundamental concebir al desarrollo social como un proceso de transformación, que garantice la plena realización de los derechos económicos, políticos, sociales, civiles y culturales de todas las personas. La vivencia de “conquista de derechos” hace que una sociedad sea inmune a todo tipo de discriminación, violencias, estereotipos, prejuicios y desigualdades.

Las políticas sociales deben considerar la complejidad de la pobreza entendida no sólo desde su dimensión material, sino también humana, tomando en cuenta el surgimiento de nuevas y diversas vulnerabilidades. Es por ello, que uno de los grandes desafíos del  Gobierno argentino es el de alcanzar la meta de “Pobreza Cero”.

Desde esta lógica, se pretende atender a las problemáticas de las personas en cada etapa de la vida individual y familiar, desde la primera infancia hasta la vejez, tomando en cuenta las divergencias territoriales y de grupos de población específicos históricamente relegados, como las mujeres, los pueblos indígenas, los adultos mayores, las personas con discapacidad y las personas LGBTI, entre otros.

Señora Presidenta,

Consideramos que para avanzar hacia la igualdad de derechos y oportunidades de las personas es imprescindible generar condiciones óptimas de desarrollo desde la primera infancia, para lo cual es necesario redoblar nuestros esfuerzos hacia políticas públicas cuya misión sea la de acompañar, proteger y apoyar integralmente a todos los niños, niñas y sus familias para la construcción de una sociedad más equitativa que incluya e integre a todos, sin distinciones. Asimismo, debemos garantizar la inclusión, la participación activa y el acceso y ejercicio pleno de los derechos de las personas adultas mayores, los jóvenes, los niños y los adolescentes, reconociéndolos a todos ellos como actores centrales del desarrollo.

Igual importancia reviste el diseño, desarrollo e implementación de políticas destinadas a atender las necesidades específicas de las personas con discapacidad, a efectos de que puedan ser incluidas y participar plenamente en la sociedad, en condiciones de igualdad con los demás.

Señora Presidenta,
Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en consonancia con la meta “Pobreza Cero”, renuevan nuestro compromiso con una estrategia de desarrollo humano integral y sostenible a largo plazo, tanto de la persona como de su entorno, fortaleciendo las familias, las organizaciones sociales y las instituciones del Estado, sin dejar a nadie atrás. En tal sentido, nuestro compromiso con la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible se vuelve así prioritario. El desarrollo ya no puede llamarse tal si no es sustentable.

En este sentido, las diversas formas de constitución de la familia cumplen un rol fundamental, en tanto institución clave para el desarrollo del capital humano y social como red de pertenencia, referencia y cuidado, recordando que en los instrumentos pertinentes de las Naciones Unidas sobre derechos humanos, así como en los planes y programas de acción mundiales correspondientes se solicita conceder a la familia la más amplia protección y asistencia posible, teniendo presente que en diferentes sistemas culturales, políticos y sociales existen diversas formas de familias.

Por último, señora Presidenta,

Mi Delegación desea destacar la importancia de continuar avanzando hacia el pleno respeto, protección y promoción de los derechos humanos de las personas mayores.  En tal sentido, estamos convencidos de que, así como sucedió con otros grupos vulnerables (como niños, mujeres y personas con discapacidad), sólo el desarrollo de un instrumento de derecho internacional universal y vinculante podrá dotar a toda la comunidad internacional por igual de los elementos necesarios para asegurar el pleno respeto, protección y goce de los derechos de las personas mayores, estableciendo una normativa clara allí donde no existe, y sistematizando y precisando el alcance del derecho internacional para el caso específico de los adultos mayores, garantizando su plena participación, y desmitificando estereotipos vinculados a la discriminación, la indiferencia, el abuso y el maltrato.

Muchas gracias, Señora Presidenta.

 


Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular





 

 

 
 
Palacio San Martin