Misión Permanente de la República Argentina en Naciones Unidas

 

Debate Abierto del Consejo de Seguridad sobre las Mujeres, la Paz y la Seguridad

Intervención pronunciada por el Ministro Mateo Estrémé, Representante Permanente Alterno 

25 de Octubre de 2016

Señor Presidente,

En primer lugar, quisiera agradecer la convocatoria de la Federación de Rusia para participar de este importante debate abierto sobre las mujeres, la paz y la seguridad, en ocasión del décimo sexto aniversario de la adopción de la resolución 1325 (2000), que la Argentina apoyó como miembro no permanente del Consejo de Seguridad en el año 2000.

El mérito de la Resolución 1325 (2000) ha sido la de reconocer el importante papel que desempeñan las mujeres como actores clave en los procesos de paz. Es necesario que la comunidad internacional una sus fuerzas para hacer este papel posible.

Uno de los mayores desafíos aún existentes es la implementación en el terreno por parte de todos los actores involucrados de los compromisos asumidos en el marco de las Naciones Unidas.

Una paz sostenible sólo se logrará si se incrementa la participación de las mujeres como actores en todas las etapas de los procesos de paz, incluyendo en particular, las operaciones de mantenimiento de la paz. Destacamos al respecto  que un 15% del personal argentino participante en operaciones de mantenimiento de la paz y misiones políticas especiales son mujeres, según los datos más recientes, por delante del promedio general de 4,22%. Continuaremos trabajando para profundizar este compromiso.

La Argentina celebra la creación de la Red Informal de Puntos Focales Nacionales para la Agenda sobre "Mujeres, Paz y Seguridad" y felicita al Reino de España por esta iniciativa. El establecimiento de dicha Red multiplica los esfuerzos hacía la plena realización de los derechos humanos de las mujeres en los países en conflicto, atento que coadyuva a la implementación por parte de los Estados de las obligaciones y compromisos asumidos.

La Argentina está plenamente de acuerdo con la importancia que otorga las Naciones Unidas al papel de la mujer en la diplomacia preventiva, en la mesa de negociaciones de paz y en las etapas de reconstrucción post-conflicto. Dicha perspectiva se enlaza naturalmente con el nuevo concepto de paz sostenible ("sustaining peace") contenido en las resoluciones idénticas de la Asamblea General y el Consejo de Seguridad sobre el examen de la arquitectura de consolidación de la paz de las Naciones Unidas, en las que se reconoce el importante papel a ser cumplido por las mujeres.

Para la Argentina, la perspectiva de género en el diseño y ejecución de sus políticas públicas es un eje prioritario. Por lo tanto, la implementación de la resolución 1325 (2000) y resoluciones posteriores está enmarcada en el firme compromiso asumido por el gobierno argentino para alcanzar la igualdad de género, el empoderamiento de la mujer y la defensa y protección de sus derechos humanos.

La Argentina está comprometida con la participación significativa de las mujeres en lugares de toma de decisión y en todos los procesos de paz. Para ello, adoptó el Plan Nacional de Acción para la implementación de la Resolución 1325 y subsiguientes como un instrumento integrador de todas las instancias nacionales para la temática de las mujeres, la paz y la seguridad.

Entre sus objetivos se encuentra el de incrementar la participación de las mujeres provenientes de distintos ámbitos (político, social, económico y de seguridad) para contribuir a la prevención del conflicto y a la construcción y el mantenimiento de la paz.

La Argentina cree firmemente  que sociedades más equitativas e igualitarias y que respetan los derechos de las mujeres constituyen sociedades más pacíficas. En este sentido, tanto el fortalecimiento del rol substantivo de las mujeres en todas las instancias de los procesos de paz como la transversalización de la perspectiva de género en los acuerdos de paz y en las políticas públicas constituyen  metas de nuestra política exterior en la materia.

Asimismo, la Argentina alienta a la inclusión de una perspectiva de género en todos los acuerdos de paz que involucren a las Naciones Unidas y considera fundamental el trabajo conjunto con las organizaciones de la sociedad civil y su participación permanente en el diseño e implementación de políticas vinculadas a este tema.

Con la aprobación del Plan Nacional argentino y su lanzamiento en 2016, se le ofreció a Colombia un proyecto de cooperación en temas de género a fin de contribuir al proceso de paz en ese país. Estamos convencidos que trabajar para la implementación de la Resolución 1325 tendrá un impacto real en la construcción de la paz en diferentes partes del mundo.

Por tal motivo, mi país promueve en sus políticas el acceso a la justicia de las mujeres y la lucha contra la impunidad, entre otros, a través de la participación en el mecanismo de “Justice Rapid Response” (JRR), del cual integra su Junta Ejecutiva, y al cual hemos nominado expertos para ser incluidos en el roster del mecanismo.

En muchos casos, las violaciones de los derechos humanos de las mujeres, los delitos contra la integridad sexual de mujeres y niñas en situaciones de conflicto, así como los secuestros de mujeres y niñas con el objetivo de someterlas a la explotación laboral, la esclavitud sexual, el tráfico y la trata, son cometidos por miembros de grupos rebeldes o terroristas, así como también por miembros de fuerzas armadas y de seguridad, o incluso integrantes de las fuerzas de mantenimiento de la paz.

Trabajar a favor de la implementación de la Resolución 1325 (2000) y el fortalecimiento de las medidas para combatir los casos de explotación y abuso sexuales en las misiones de paz, en línea con la política de tolerancia cero de la Organización, así como su implementación respecto de los integrantes militares, policías y civiles, a fin de pasar de una cultura de la impunidad a una cultura de la prevención, tendrá un impacto real en la construcción de la paz en diferentes partes  del mundo.

Muchas gracias.

 


 

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular





 

 

 
 
Palacio San Martin