Misión Permanente de la República Argentina en Naciones Unidas

 

Carta de fecha 28 de febrero de 2014 dirigida a la Presidente del Consejo de Seguridad por el Representante Permanente de Ucrania ante las Naciones Unidas (24 de Octubre)

Deseo agradecer, al igual que mis colegas, al
Subsecretario General de Asuntos Políticos, Sr. Oscar
Fernandez-Taranco, y al Subsecretario General de De‑
rechos Humanos, Sr. Ivan Šimonović, sus exposiciones
informativas respectivas sobre la situación en Ucrania.
La Argentina reitera su preocupación por el conti‑
nuo deterioro de la situación de seguridad, de derechos
humanos y humanitaria en Ucrania, especialmente en el
este de Ucrania. También nos preocupan los efectos del
recrudecimiento de la violencia para la población civil,
lo cual pone en riesgo los esfuerzos que se llevan ade‑
lante para alcanzar una solución diplomática y política
para esta situación.
Insistimos en que no puede encontrarse una salida
pacífica a la compleja situación que atraviesa Ucrania
mediante actos unilaterales de ninguna clase. Resulta
imperativo en especial que todas las partes encuadren
su accionar estrictamente en el derecho internacional y
los principios de la Carta de las Naciones Unidas. Re‑
cordamos la obligación de todos los Estados de arreglar
sus controversias internacionales por medios pacíficos,
de manera tal que no se pongan en peligro la paz y la
seguridad internacionales de acuerdo con la Carta de las
Naciones Unidas.
Hemos reiterado que la única solución posible es
aquella que sea alcanzada a través del diálogo y la ne‑
gociación, guardando el debido respeto de la conduc‑
ción por parte de Ucrania de sus asuntos internos. La
Argentina llama hoy nuevamente a erradicar el juego
de la confrontación y toda forma de intervención en los
asuntos internos, que son de la jurisdicción interna de
los Estados, sea esta intervención militar, política, eco‑
nómica o retórica.
Por tal motivo, consideramos positivo el protocolo
acordado por el Grupo de Contacto Trilateral, integrado
por Ucrania, Rusia y la Organización para la Seguri‑
dad y la Cooperación en Europa, para poner en marcha
el plan del Presidente Poroshenko y las iniciativas del
Presidente Putin, que también fueron suscritas por los
representantes de los grupos armados enfrentados al
Gobierno de Ucrania. Sin embargo, reconocemos que la
fragilidad del alto el fuego es una preocupación cierta.
Luego del reciente encuentro en Milán entre los Pre‑
sidentes de Ucrania y Rusia, hacemos un llamamiento
para continuar estas deliberaciones con vista a forjar
una salida al conflicto, y a todas las partes para que im‑
plementen las medidas acordadas en el protocolo.
Sin duda, nos preocupan profundamente los infor‑
mes en que se da cuenta de la utilización de bombas de
racimo en zonas densamente habitadas. Es preciso que
las partes observen de manera irrestricta los derechos
humanos y el derecho internacional humanitario, y ga‑
ranticen la debida rendición de cuentas en lo que respecta
a las violaciones de los derechos humanos y del derecho
internacional humanitario cometidas. Deploramos los re‑
portes sobre asesinatos, secuestros, desapariciones for‑
zadas, torturas, malos tratos y otras serias violaciones de 
los derechos humanos, que son extremadamente preocu‑
pantes. No obstante, frente a las denuncias, frente a los
indicios de violaciones de los derechos humanos necesi‑
tamos verdad e información objetiva, así como una inves‑
tigación urgente y confiable, y justicia. Respecto a la si‑
tuación humanitaria, destacamos la asistencia brindada,
en especial, por el Comité Internacional de la Cruz Roja y
Médicos sin Fronteras. La comunidad internacional debe
seguir apoyando estos esfuerzos y las partes deben ase‑
gurar el acceso a la ayuda humanitaria.
Por último, y al igual que lo venimos haciendo en
cada ocasión en que este Consejo aborda la cuestión, la
Argentina subraya la responsabilidad primaria de este
Consejo de Seguridad de velar por el mantenimiento de
la paz y de la seguridad, de acuerdo con el rol que nos
asigna la Carta. Lamentamos que hasta el momento, y a
pesar de las numerosas veces en que nos hemos reunido
para abordar la situación en Ucrania, también en este
tema, este Consejo no haya sido capaz de jugar un rol
positivo. Como en otros casos, la diplomacia constructi‑
va ha dejado lugar a la politización y la descalificación
en el propio seno de este augusto órgano.
La Argentina convoca, una vez más, a que poda‑
mos contribuir, y no impedir u obstaculizar, a que las
partes encuentren los puntos en común necesarios para
avanzar hacia una solución política y diplomática, y po‑
ner fin a los enfrentamientos que vienen dejando un sal‑
do cada vez más grave y lamentable entre la población
civil. No podemos permitirnos asistir a mayores retro‑
cesos. Particularmente los actores con mayor influencia
son los que deben recurrir a la diplomacia constructiva.
La comunidad internacional debe concentrar sus esfuer‑
zos para lograr que las partes encuentren una salida pa‑
cífica a la situación compleja que está viviendo Ucrania.

 


Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular





 

 

 
 
Palacio San Martin